Historias,  Opinión

Un 17 de abril en Perú

El 17 de abril del 2019 será un día que pasará a la historia en el Perú.

Despierto a las 6 de la mañana y las noticias informaban la intervención que estaban por hacer al ex presidente Alan García, salgo a despedir a mi padre que se iba de viaje y cuando regreso a mi habitación enciendo la televisión y el panorama era otro totalmente, el líder aprista estaba siendo operado de emergencia en el hospital por un balazo que se produjo él mismo en su habitación minutos después de que el fiscal y los policías entraran a su casa para proceder como la ley lo ordenaba. Después de un par de horas se anunciaba su muerte.

Un suicidio jamás será motivo de celebración, desde mi punto de vista hubiera preferido que pague por sus errores en prisión y que sea la propia justicia quien lo condene, pero una muerte de ese tipo, siendo Alan una persona tan preparada, con poder y una inteligencia que lamentablemente lo usó para pasar por encima de muchos. Es lamentable ese final, pero igual de lamentable me parecieron dos elementos fundamentales. El primero fue las diversas reacciones que generó esta noticia, personas celebrando una muerte, posteando fotos del ex presidente en plena intervención quirúrgica, haciendo memes sobre lo ocurrido, etc. y el segundo punto que me parece terrible es el mensaje que da Mauricio Mulder al confirmar la muerte de García Pérez, en el cual hace referencia que el haberse pegado un tiro es símbolo de dignidad. No mi estimado Mulder, el pegarse un tiro no te hace héroe, no es un acto digno de aplaudir y mucho menos de seguir. ¡Ah! lo olvidaba, escuchaba también en diversas declaraciones de apristas decir que el gobierno y los fiscales son los culpables de aquel trágico final y debo decir que no hay nada más lejano de la realidad. Cada uno es responsable de sus actos.

Por otro lado, los medios informaban que Pedro Pablo Kuczynski estaba siendo trasladado a una clínica local porque había sufrido problemas cardíacos. Otro ex presidente involucrado en delitos de corrupción (qué gran sorpresa), quien a sus 80 años vive un proceso judicial y pensar que hace algunos años todos creíamos que era el «abuelito buena onda» que tenía ideas modernas para el país y nos llevaría para arriba, pero aparentemente todo se fue para sus bolsillos como es de costumbre en nuestro país.

Y una noticia que no tuvo mucha cobertura como las dos anteriores pero que es importante recalcar fue la entrega voluntaria de Enrique Cornejo a las autoridades. Este ex ministro de Transportes durante el gobierno de Alan García también está involucrado por presuntos sobornos de parte de Odebrecht. Según indica Cornejo, apenas se enteró que le habían ordenado prisión preliminar decidió ir al Ministerio Público para colaborar con la justicia.

Hemos tenido un miércoles santo lleno de sorpresas, pero más allá de los partidos políticos que puedan tener cada uno de ustedes, más allá de cada postura, lo que creo más conveniente es reflexionar (ya que es semana Santa y mi abuela decía que estos días más que comer pescado y viajar, sirven para reflexionar). Tomémonos un momento del día para tomar consciencia sobre lo ocurrido este 17 de abril, sobre nuestro país, cuestionemos por qué la mayoría de nuestros ex presidentes terminan tras las rejas. No se han puesto a pensar en que nosotros somos quienes los elegimos y quizá sea en parte nuestra responsabilidad todo este asunto. Les pongo un ejemplo sencillo, cuando hay elecciones presidenciales, regionales, etc. veo en diversos medios que la ONPE invita a los ciudadanos a leer las hojas de vida de cada candidato para optar por la mejor opción, pero una vez llegado el día de las votaciones he podido ver personalmente que en la cola para dirigirnos a nuestra mesa de votación recién muchas personas están preguntando a otras por quién votarán para que marquen lo mismo. (No es broma, créanme).

Para ir terminando quiero indicar que la política debería ser un tema de todos los días, no solo cuando atravesamos un proceso de elecciones o de escándalos políticos. Estamos en un país democrático y debemos hacer valer ese derecho.  Involucrémonos en nuestro país, si algo no nos parece hay que hacerlo saber. Que nuestros próximos gobernantes entiendan que no están tratando con personas dejadas que aceptan todo o que simplemente ni se meten en los asuntos, que piensen mejor antes de querer caer en actos de soborno, porque si seguimos como vamos a este paso fácil y llenamos nuestras cárceles con ex funcionarios y encima tendríamos que inaugurar otra por falta de espacio. El Perú es un país lleno de riquezas y está en cada uno de nosotros poder hacer un cambio para dejar un mejor país a futuras generaciones y cambiar los titulares a nivel mundial en noticias positivas para no volver a atravesar un lamentable 17 de abril.

 

 

alan garcia se suicido el 17 de abril
Un 17 de abril en Perú

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *