Historias

Mamá

No sé si a ustedes les pasa igual, pero en mi caso, sé que será un buen día si inicia al menos con un abrazo de ella.

Es increíble que una misma persona puede desempeñar tantos roles a la vez. Ella puede pronosticar el clima (si está soleado pero mi madre dice que lloverá, créanme que es porque lloverá), se convierten en modistas en cada actuación nuestra (siempre preparadas con imperdibles, aguja e hilo en la cartera), unas doctoras con recetas efectivas , las mejores consejeras, tus fans número 1  (un saludo a mi mamá que comparte mis artículos), chef 5 estrellas (tu comida tiene el poder de unir a todos a la mesa en un solo llamado) y podría mencionar un sinfín de cosas más.

Ella encuentra el equilibrio perfecto entre ser amorosa y estricta.

Hace unos días estaba caminando por un centro comercial y veía a adolescentes con looks extravagantes acompañados por su mamá. De pronto recordé que yo también por esa edad experimentaba con diversos atuendos y peinados, ahora entiendo que era solo una forma de explorar hasta encontrar mi propia personalidad y a pesar de lo raro que se pueda ver, mi madre nunca se avergonzó de andar a mi lado (yo me avergüenzo y río de solo recordarlo). Recuerdo que en un viaje familiar se me dio por usar las monturas de los lentes sin las lunitas transparentes y yo me alucinaba super cool por eso, luego vino la moda emo y tantas otras más que tuvo que soportarme en todas esas facetas.

No recuerdo ni un solo «chancletazo» de mi mamá, a decir verdad no era necesario, con una solo mirada ya sabía lo que debía hacer o dejar de hacer.

Siempre he dicho que mi madre tiene más vida social que yo, ella hace amigas por donde va y tiene ese carisma que la caracteriza. Transmite mucha buena vibra, puede ser la primera vez que la conozcas pero ya entras en confianza rápidamente.

Un poco recia para la tecnología, pero desde que le enseñé a usar las redes sociales ahora soy yo quien le tengo que pedir que guarde el celular para pasar tiempo juntas. Es un amor ella.

Tan irreverente desde pequeña, amante de los crucigramas, feminista total, directa, cariñosa, bailarina, divertida, consentidora, sin duda la mejor de todas.

Gran parte de tus buenas acciones se ven reflejadas en mis hermanas, a quienes admiro mucho por su rol como madres. Ver que trabajan, educan y crían a pequeños seres es sencillamente espectacular y me queda claro que tienen ese don gracias a ti, a tu apoyo constate como abuela y «mamá gallina» que siempre está detrás de los hijos por más adultos que estos sean. ¿Te das cuenta lo maravilloso de tu ejemplo en nuestras vidas?

Sé que todos pensamos eso de nuestras mamás, que son el amor más bonito que tenemos y definitivamente nos hemos sacado ese tan ansiado premio mayor con su existencia.

No me imagino teniendo a otra que no seas tú, Doris Suárez. Te amo.

 

 

dia de la madre en lima peru
Mamá

 

 

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *