Historias

Oscar

Hoy tenía la idea de publicar un post antiguo que había escrito para papá, pero tenía tantas cosas nuevas para decir que preferí armar uno.

Desperté y fui a darte un abrazo, nos acostamos y veíamos televisión mientras te interrogaba para ver si de verdad te había gustado mi regalo o solo lo decías porque soy tu hija y me amas.

Dicen que la vida se encarga de ponerte a las personas correctas en el camino, y yo estoy infinitamente agradecida de que  me haya puesto en el tuyo. Motivos sobran para sentirme orgullosa y feliz de ser tu hija. Eres un excelente profesional, una persona increíble que siempre piensa en los demás y como papá eres el mejor. Tengo muchos recuerdos en mente de ocasiones en las que te sientas junto a mí y me explicas la vida, me cuentas tu aventuras por todos los lugares que has visitado (mi padre le gana a Indiana Jones). Tienes una chispa envidiable, siempre hay divertidos e interesantes temas de conversación si estas tú.

Quizá de niña te refutaba por no estar tan seguido o por no ir a mis actuaciones, pero siempre hubo una llamada para desearme un lindo día o dulces sueños. Adoraba cuando me recogías del colegio y nos invitabas helados a todos mis amigos. Los momentos juntos eran realmente de calidad.

Hace poco estaba conversando contigo sobre una duda que tenía. No sabía qué decisión tomar, pero como siempre sabía que podía contar contigo y platicar. Estaba segura que no me dirías lo que debía hacer pero siempre en tus palabras me das mucha confianza y como por arte de magia entiendo qué camino seguir. Y como tú dices: Aunque tropieces mil veces siempre estaremos aquí apoyándote.

Gracias por inculcarme valores y sobre todo muchísimas gracias por enseñarme a ser alguien independiente y segura. Te amo papá.

Recuerdo  nuestros viajes solos, yendo a 100 km/h porque no estaba mi mamá al lado para regañarnos (mamá si  lees esto, prometo que no volverá a pasar), recuerdo cuando te conté que me había ido muy mal en un examen importante y solo me dijiste que habían otras oportunidades, luego fuimos a comer para alegrar el corazón y cómo no recordar cuando me hablaste de cómo detectar a un chico posesivo desde la primera cita jajaja.

Eres el único hombre al que no le he escuchado decir una grosería en toda mi vida (y no es que eso sea malo, simplemente me causa sorpresa porque hasta a mi mamá se la he escuchado), tratas a mi madre con un amor y dedicación admirable, estás pendiente de todos y no sé cómo lo haces pero tienes una memoria extraordinaria. Te admiro en todos los roles que cumples. Incluso cuando me imitas con voz de niña de caprichosa, eres único pá.

Siendo hoy 16 de junio del 2019 solo le pido a la vida que me deje disfrutar muchos años más de tu dulce compañía, Oscar Lázaro.

 

te quiero pa
Te quiero pá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *