Entrevistas

Rocio y su lucha contra el Covid-19

Cinco días de constante fiebre, escalofríos y malestar general. Esos fueron los síntomas que la llevaron a sospechar que podría estar contagiada de aquel virus que hacía notar cada vez más su presencia en todo el mundo. Fue al centro de salud y la enviaron a casa con unos medicamentos. No era una paciente en riesgo y por la cantidad de hospitalizados le dijeron que no era necesario mayores exámenes. Días después estaría hospitalizada, con neumonía y sus planes de volver a Perú para darle la sorpresa a sus hijos se verían forzados a cancelarse en contra de su voluntad.

Rocio Vera de 40 años vive en España desde el 2018. Al sexto día sus malestares incrementaron, presentaba dificultades para respirar y fue hospitalizada. Llegó al Hospital Universitario Infanta Leonor, ubicado en Madrid y debido a su estado crítico recién le hicieron la prueba, la cual dio positiva al Covid-19. Ella me cuenta que eso sucede mucho en España, puedes presentar los síntomas, pero si no eres un paciente de riesgo, solo te derivan a tu casa con medicamentos y aislamiento. Esto quiere decir que las cifras que vemos en noticias, solo son de las personas que han dado positivo y se encuentran hospitalizadas, pero hay muchas más que no se han realizado los exámenes y la probabilidad de que estén contagiadas es muy alta.

Durante los 10 días que estuvo en aquel hospital, pasó noches en una sala junto a 17 personas también en riesgo. Luego su situación se complicó con una neumonía y la llevaron a un «box de urgencia», donde la aislan debido a su condición. Los médicos le tomaban la temperatura, presión y evaluaban 3 veces al día. Mientras que los exámenes de sangre y radiografías eran cada 3 días.

«No importa cuánto dinero tengas, si eres joven o anciano, ateo o cristiano. En ese momento verás que tu vida pende de un hilo y lo más doloroso es tener a tu familia lejos. Te aislan en un cuarto, no puedes recibir visita ni salir a tomar aire por un momento. La atención es buena, no me quejo para nada, pero esto no se lo deseo a nadie». Esas fueron las palabras de Rocio al consultarle sobre su hospitalización.

En el caso de ella, lo que más la debilitaba era la medicación. En el hospital le explicaron que una manera de combatir la neumonía causada por el coronavirus era por medio de antirretrovirales, el mismo medicamento que reciben los pacientes de VIH. Los doctores antes de proceder con la medicación, les explicaban que esto es un método a prueba y por ese motivo cada paciente tenía que firmar un permiso previo, en el cual aceptaban todos los efectos secundarios que podrían causarle (vómitos, diarrea, náuseas, migraña, entre otros). Este medicamento la ayudaba a atenuar el desplazamiento del virus hacia sus pulmones.

Ayer fue un gran día para ella, porque le dijeron que debido a su mejoría podría irse a casa (ya no presentaba problemas para respirar, la neumonía fue controlada y la fiebre había disminuido considerablemente). La trasladaron en una ambulancia con el equipamiento adecuado y la instalaron en su habitación. Incluso me cuenta que le dieron medicamentos, máscara y guantes por 6 días más. Ayer y hoy ha recibido llamadas de sus doctores, quienes la evalúan por este medio, ya que no se dan abasto para visitar a las miles de personas aisladas en sus hogares. Actualmente, las 2 personas que comparten departamento con ella deben guardar distancia y no se les permite interactuar. Solo al momento en el que le llevan su comida los puede ver y esto es cuestión de segundos.

Rocio venía preparando una sorpresa para sus hijos desde hace meses. El mayor de ellos cumple 16 años en abril y quería volver a Perú para celebrar junto a él. Su avión debería partir el 30 de marzo, pero debido a las circunstancias ese vuelo queda suspendido. Sin embargo, me pidió a través de este medio hacerles llegar todo su amor y agradecimiento por estar pendientes de ella. Hoy su mayor anhelo es dar negativo en la próxima prueba de coronavirus y poder volver a abrazar a Iker y Xavier.

Al despedirme de ella, solo me dijo: «muchos se quejan de estar en sus casas, pero no saben lo que se pasa en un hospital, lejos de la familia, lejos de todo. Despertar y ver que no soy la única, son miles como yo. Ver cómo algunos de mis compañeros de sala van apagando sus vidas. Familias enteras contagiadas y muriendo poco a poco. Esto no es un juego y nadie es inmune. Espero que mi mensaje genere conciencia en quienes lo lean».

Estoy segura que muy pronto este título pasará de «Rocio y su lucha contra el Covid-19» a «Rocio venció al Covid-19».

 

 

 

 

Un Comentario

  • Rocio Vera

    Carla Lázaro Suárez muchas gracias x la entrevista y sabemos q en todo momento quiero q la gente sea consciente x lo q estamos pasando.
    Siempre agradezco a dios x ste proceso xq él sabe xq hace las cosas, nos ayuda a ver la vida de otra manera en todas las perspectivas y sobre todo nunca pierdan la fe, seas de la religión q seas recuerda q siempre hay un dios maravilloso.
    A mis amigos compartan y den un me gusta así apoyar y fomentar a los nuevos talentos como esta periodista o comunicadora Carla lázaro q el día de ayer se comunicó conmigo y me propuso poder compartir mi experiencia en su blog. Un saludo y agradecimiento mil bendiciones y a seguir…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *